Marihuana Hermafrodita

Cuando nuestra planta de marihuana, siendo en principio hembra, le aparecen “de repente”, flores macho o bananitas, puede ser preocupante.

Y te preguntarás ¿Qué le pasa a mi marihuana? ¿Por qué pasa esto? ¿Será solo una fase? Bueno, aquí te contamos sobre la marihuana hermafrodita, respondiendo a lo sumo estas interrogantes y mucho más.

¿Qué es?

La marihuana hermafrodita surge en el reino plantae, como una manifestación particular de flores macho y hembra. Esto puede darse por razones internas de nuestra plantita o por factores externos a ella. De los que, sin duda, muchas veces somos responsables, aún sin saberlo.

Si ya te has incursionado en el mundo vegetal, sabrás que estos seres también se identifican según sus órganos macho o hembra.

Por otra parte, es importante que sepas que puedes preparar diferentes recetas de marihuana… ¿Quieres saber cuáles son? Mira la mantequilla de marihuana y el vodka de Marihuana.

Tal vez lo hayas aprendido en secundaria, simple afición o experiencia profesional. Lo cierto es que, puede darse la ocasión de que una planta comparta ambos sexos, dando lugar el hermafroditismo o monoceia. Es exactamente lo que sucede con la marihuana hermafrodita y con muchos otros tipos de plantas.

Vamos a calmarnos. No está de más decir que es algo que puede suceder habitualmente en cualquier cultivo. Y más en algunos casos que otros, por supuesto. No debes pensar que todo está perdido frustrándote por esto, porque le puede pasar al más experto. Además ya verás que no necesariamente es el fin de tu cosecha.

A continuación te comentamos porqué puede suceder esto, qué se puede hacer y si realmente puedes o no evitarlo.

Identificación de sexo en la marihuana

El cannabis es realmente muy especial y se adapta según sus necesidades de supervivencia. En principio, es una especie “dioica”, por lo cual, lo normal es que las flores aparezcan en plantas separadas por su sexo. Algunas con flores macho y otra con flores hembra.

identificamos su sexo por las hojas y flores que produce. Como hemos compartido en artículos anteriores sobre la cannabis sativa o índica, cada tipo se distingue con características bastante particulares. De igual manera, en cada uno de estos tipos, las flores macho y hembra también se diferencian.

Las semillas

En el caso de las semillas de marihuana regular, la proporción de plantas (en teoría) es de 50/50. O sea, La mitad de nuestras plantas serán hembras y la otra mitad serán macho. La realidad de esto se verá influenciado por el abono, las condiciones de luz, etc.

Primeros indicios

Se dice que en la 3era y 4ta semana de crecimiento, es cuando tenemos el “poder” para influir en la sexualidad de nuestra marihuana.

Podrás notar que le han salido sus primeros retoñitos a tu pequeña planta, asomadas al menos 3 pares de hojas. Estas pequeñas son los primeros cotileidones de marihuana.

Una vez los hayas visto, deberás hacer lo posible por mantener en óptimas condiciones a tu hierba bebé en espera de los brotes de primeras pre-flores que te ayudarán a identificar el sexo. Sin duda es un momento crucial.

Plantas femeninas

Podremos diferenciarlas al ver que tienen una especie de “pelos” en las intersecciones que van del tallo y las ramas.

En el período de floración, los pelos blancos nos darán a luz a los cogollos, tan útiles para la vida de cualquier breeder de marihuana. Mantén eso en mente, pelos blancos.

Tardan un poco más. Es común que se tomen más tiempo en sacar a relucir sus flores que las plantas macho.

Plantas masculinas

Las plantas macho se caracterizan por dos cosas. Bananitas y bolitas. ¿Curioso no? Tendremos todo un hombre, si se forman bolitas de polen, porque esta es su función principal futura: polinizar.

Algo muy característico de las plantas macho, es una coloración amarilla en sus bananitas. Esto sucede ya en la fase de floración. aproximadamente una o dos semanas después de haber iniciado.

¿Por qué no se buscan tanto?

Otro detalle que es bueno saber, es que, en definitiva, las mayores cantidades de THC se encuentran en las plantas y flores femeninas. Las plantas masculinas, apenas pueden tener minúsculas cantidades presentes en los tricomas de sus hojas.

Por esta razón, la mayoría pasa de cultivar flores masculinas, aunque surjan en su cosecha.

El otro rollo de la presencia de flores masculinas cerca, es que al polinizar las femeninas, estas detengan el crecimiento de sus cogollos para dar luz nuevas semillas. Y… la verdad esto no es tan deseable, cuando en realidad deseas ver crecer esos cogollos pronto.

La marihuana hermafrodita o intersexual

Si has encontrado alguna semilla en tu planta hembra de marihuana, y en principio no habían plantas macho… Detente un momento y mira muy bien esas plantas.

Lo más probable es que alguna de tus plantas se haya desarrollado con órgano macho por causa de hermafroditismo.

De lo contrario estarían dándote flores en lugar de semillas.

Las flores de marihuana macho son las responsables de polinizar a las flores de marihuana hembras para generar semillas.

¿Por qué es un problema que sea hermafrodita?

No es necesariamente un problema, ok. Pero dependerá de la fase de floración de la planta, si es avanzado o no. O si puedes repararlo podando las flores machos a tiempo y con cuidado.

De lo contrario, se mantendrá siendo una marihuana hermafrodita, quizá, dando a luz más marihuana hermafrodita por el resto de la eternidad. Esto porque sólo daría semillas una y otra vez, y de nacerte próximas, tendrían una marcada tendencia al hermafroditismo.

Es por eso que la mayoría de los cultivadores, al denotar hermafroditismo las desechan, o procuran “repararla” podando los órganos machos.

Claro, si tu propósito al sembrar marihuana es la utilización de semillas, puede venir bien. Pero podrías perderte de los mejores beneficios de las flores en esta cosecha.

La siembra: semillas feminizadas hermafroditas

Cuando sembramos una planta de marihuana, por lo general vamos con la idea de que nos nazcan plantas hembras. ¿Por qué? Obviamente, con la finalidad de hacer uso de sus geniales propiedades para nuestras recetas cannábicas o simplemente fumarlas.

Para ello, escogemos semillas feminizadas que nos han recomendado en tiendas de cultivo o que nos ha regalado algún amigo de su propia cosecha.

Bueno, este pasito, queridos lectores, es muy importante sino determinante. Aunque la planta nos pueda salir de uno u otro sexo dependiendo de múltiples factores, lo cierto es que muchas veces las semillas “feminizadas” nos dan lugar a plantas hermafroditas.

Las semillas feminizadas por lo general han sido alteradas con la finalidad de darnos lo que queremos: marihuana hembra. Para esto, debes saber que requieren de condiciones nutritivas específicas para dar lugar y florecer…

Lamentablemente a veces no dan lo que prometen. Incluso, algunos expertos recomiendan que se utilicen mejor, semillas de marihuana regular.

¿Por qué? Como bien mencionamos, aunque la sexualidad de la planta no esté determinada desde el inicio, puede tener marcadas tendencias hermafroditas.
Las semillas feminizadas, pueden ser más sensibles al hermafroditismo que las semillas de marihuana regular. Sin embargo, esto varía de acuerdo a factores que conoceremos a continuación.

Causas de hermafroditismo en la marihuana

Factores internos o endógenos

Estos se hallan en los genes de tu planta, literalmente, marcando una fuerte tendencia de hermafroditismo en tu futura planta.

Un ejemplo radical de esto, son las semillas que han sido producidas por una planta hermafrodita.

También es reconocido por cultivadores que algunas razas manifiestan mayormente el hermafroditismo que otras.
Por ejemplo, la sativa tailandesa, o las semillas tratadas químicamente para crecimiento rápido como la GA3, las feminizadas. Son consideradas más “sensibles” a volverse hermafroditas.

Presta atención a los catálogos y comentarios de los cultivadores respecto a la calidad de las semillas. Podrás evitarte pérdidas en tu cosecha y futuros malestares con el distribuidor.

Dato de interés: Algunos consideran que si la planta madre de las semillas es de buena calidad, se resisten significativamente a volverse hermafroditas. Por lo que si llegara a suceder, “rápidamente” será por causa de un terrible descuido o por baja calidad de la semilla.

Factores externos

Son más conocidos por causar los problemas de nuestra planta, aunque detrás de la mayoría de ellos, nosotros intervenimos. Así que se resume a dos medios: el ambiente y nuestras manos. Y la estricta causa es el estrés al cual sometemos la planta.

Es un tema serio el de cuidar plantas. eh.
Realmente depende mucho de nosotros, sus criadores, la debida protección de nuestro cultivo para impedir que surja una marihuana hermafrodita.

Pero ¿cómo influye el estrés en mi planta?
Simple, tal como nos pasa a los humanos, cuando nuestras plantas reciben estrés, reaccionan para protegerse.
En consecuencia, cambian para soportar, para sobrevivir la anomalía de una condición adversa.
¿y cuál es el problema? ¡Que se vuelven hermafroditas! Obvio. El crecimiento de las flores femeninas se detiene y se acorta la floración de sus preciosos cogollos.

Luz

Para el nacimiento correcto de plantas hembras, las semillas claman por condiciones óptimas. Más si se trata de semillas feminizadas, porque se han alterado para recibir específicos nutrientes. Entre ellos la luz y el abono son determinantes. Según la exposición a estos elementos, tendremos mayor probabilidad de cultivos sin semilla.
La cantidad de luz y su calidad, es elemental y “crucial” en la definición del sexo de nuestra marihuana. Por eso, tienes que estar atento en las primeras semanas que mencionamos, y durante el resto del tiempo.

¡Luz blanca! Para las hembras, es el mejor tipo de iluminación. Se considera además, que la iluminación sea fría, por lo que algunos recomiendan el uso de lámpara CFL de crecimiento.

Vigilar que los períodos no sean superiores a 14 horas

¡Luz roja! Para los machos. Se dice que si la iluminación es más cálida, se fomentará su masculinidad. Recomendando lámpara de HPS de Sodio para floración.

Abono

Para cultivar plantas hembras, lo mejor es que nuestro abono cuente con buenas cantidades de nitrógeno.
Si nuestro abono predomina el potasio, tendremos plantas de marihuana macho.

Y no te excedas con los fertilizantes o PK

Temperatura y humedad

Como resulta intuible a partir de lo comentado con la luz, para condicionar planta hembras, lo mejor es frío. Por eso. cuida que la temperatura se mantenga baja y con alta humedad.

Y ten cuidado de que esta temperatura sea constante, o en caso de variar, no resulte tan drástico. Sobre todo en las primeras fases de crecimiento y floración.
En medios cálidos y de baja humedad, las plantas macho se favorecerán

Manipulación indebida

Cuidado con las manos, puedes causar estrés mecánico. Si tratas de manipular la planta en momentos inadecuados, lo pagarás caro…

En especial en la fase de floración, la marihuana es delicada.

Con esto nos referimos a que esperes el tiempo adecuado para la poda o cosecha. Consulta con expertos según el avance de tu planta, si es conveniente que la toques o no y cómo hacerlo.

Lo más recomendable es que las técnicas y manipulación se hagan durante el crecimiento vegetativo y posterior a la floración

Enfermedades

Es recomendable que mantengas limpio el ambiente de tu planta y vigiles la posible existencia de organismos adversos. Observa al menos 2 veces a la semana.

Tu planta puede desarrollar o contagiarse de ácaros, hongos como el Botrytis y plagas que podrían resultar terribles para su crecimiento. Este factor podría generar que en su defensa, ocurra lo indeseado.

Entre otros factores

  • Productos tóxicos, como fertilizantes o pesticidas en la planta o en su ambiente cercano. Exceso de PK (fertilizante).
  • Clima desfavorable, shock térmico o cambios bruscos de temperatura y humedad.
  • Riegos inadecuados. Falta o exceso de agua.
  • Cosechar fuera de tiempo.
  • Lesiones en la planta por causas climáticas o indebida manipulación.

Recomendaciones

Cuando no tenemos mucha experiencia con la agricultura, o con la siembra de cannabis, todas las plantas nos parecerán iguales.

Por ello, lo mejor es buscar consejos expertos o volvernos expertos tras el fracaso… que también es una opción “científica”.

Sin embargo, si ya existen las respuestas en internet por otros criadores, creemos que lo mejor es investigar ¿no?

Busca distribuidores confiables, con criadores de buena reputación y estima. Así, podrás recibir buenos consejos y buenas semillas, para la mejor cosecha de excelentes cogollos.

Házte con semillas de calidad, sean feminizadas o no, pero de calidad garantizada. Lo cierto es que, las semillas feminizadas sí te pueden dar una probabilidad de éxito en plantas hembra, pero no debes confiarte solo de ello sino prestar atención en todo momento a tus plantas. Vigilar que las condiciones sean adecuadas y de presentarse signos de hermafrodismo, actuar con prontitud como es debido.

Recuerda: si la planta madre de las semillas es de buena calidad, se resistirán significativamente a volverse hermafroditas.
Por lo que si llegara a suceder, “rápidamente” será por causa de un terrible descuido o por baja calidad de la semilla.

¿Qué hacer con una marihuana hermafrodita?

Si la etapa de floración está avanzada, basta con que quites las flores macho con cuidadito.

De este modo, no dará tiempo a que la flor macho crezca ni polinice a las flores hembras impidiendo su crecimiento.

Si apenas va iniciando la floración, algunos recomiendan mejor desechar la planta de una vez.

Pero, también podrías perseverar un poco y podarlas con cuidado cada vez que surjan, pudiendo ser no más de 2 o 3 plantas.

Más adelante podrás notar, si el hermafroditismo es parcial o total, siendo esta última, la tragedia irremediable.

¿Cómo cortar las flores macho?

Primero debes identificarlas bien. Recuerda, bananitas y bolitas.
Busca agua para pulverizarlas, ya que de este modo, las esterilizas y su polen no fecundará nuestras hembras.

Con una bolsa y tijeras esterilizadas, corta muy cuidadosamente las flores macho, de modo que caigan en tu bolsa sin rastros de polen. Y ya te habrás librado del mal, por ahora.

Existen infinitas posibilidades

Pero en este caso tenemos 2 principales.

Que quede tu planta hembra y la cuides por siempre para recibir hermosos cogollos. O que resurjan las flores macho, perdurando el hermafrodismo.

Si resulta lo primero, felicidades, disfruta de tu esfuerzo y celebra tu primera fumada.

Si es lo segundo, espera un momento. Aún no tires la toalla. Puedes seguir podando un par de veces más o las que desees, hasta lograr la victoria.

Pero si la planta sigue creciendo y notas que el hermafroditismo es total, quema la mata y que en paz descanse.

Sentimos tu pérdida, lo mejor será iniciar de nuevo. Y desecha bien esa planta, no sea que quede su polen por ahí y contamine la marihuana de alguien.

Categorías noticias

Deja un comentario